Quiero buscar mi primer empleo. ¿Por dónde empiezo?

buscar mi primer empleo - imagen de escalera con personas subiendo escaleras

La carrera profesional no es más que la sucesión de los trabajos que una persona realiza a lo largo de su vida. Los criterios para valorar una carrera profesional como “buena” o “mala” son muy personales, y responden a las expectativas y la escala de valores de cada uno.

Es el resultado de las decisiones que se toman a lo largo del camino, de cómo se aprovechan las oportunidades, de cómo se afrontan las dificultades, y lo más importante, de lo que se deja tras de sí en cada trabajo realizado.

Si estás buscando tu primer trabajo sin experiencia, te invitamos a que continúes leyendo y consideres los consejos que te queremos ofrecer.

Quizá pienses que no tienes mucha capacidad de elección a la hora de encontrar el trabajo que quieres, sobre todo si es el primero, pero esto no es así. Todo depende de ti mucho más de lo que te imaginas.

Tienes acceso a mucha información del mercado laboral, y hay muchas empresas ahí fuera que necesitan incorporar a personas como tú. Solo tienes que asegurarte de tener todo lo claro que puedas qué es lo que quieres para ti, y prepararte para asumir que hay otras muchas personas que más o menos aspiran a lo mismo que tú.

Llegará el momento en el que os encontréis en un proceso de selección, y la empresa tendrá el “problema” de elegir en cada caso a la persona que mejor se adapte al trabajo en cuestión y tenga más posibilidades de integrarse bien en su organización.

Encontrar tu primer empleo es un momento importante para ti

Es importante tener claro qué es lo que quieres para tu carrera profesional. ¿Te has parado a pensar cuántos años durará? Si haces un cálculo aproximado de la diferencia entre la edad de jubilación y tu edad actual, tendrás una idea bastante aproximada de la cantidad de años que tienes por delante. Y no solo eso, sino que además hay estadísticas que nos indican que hoy en día una persona puede cambiar en promedio entre 12 y 15 veces de trabajo a lo largo de su vida.

De ahí que tu felicidad dependerá en gran medida no solo de encontrar un trabajo, sino de tener la oportunidad de trabajar en algo que te guste, que tenga sentido para ti, y que te haga sentir orgullo.

Es relativamente fácil encontrar un trabajo para comenzar; sin embargo, encontrar el trabajo que tú quieres y que te permita construir la carrera profesional a la que aspiras es otra cosa.

Tus primeros empleos, y las personas que sean tus jefes, tendrán una influencia muy importante sobre tu trayectoria a lo largo de los años. Si esto es así, ¿quieres trabajar para cualquiera, y en cualquier cosa?.

En la búsqueda de empleo no hay atajos, ni soluciones fáciles

Vivimos en un mundo hiperconectado y con exceso de información que a menudo nos engaña ofreciendo soluciones fáciles e inmediatas.

Atendemos a todo tipo de estímulos que compiten por captar nuestra atención, y no nos pararnos a pensar buscando las respuestas a los asuntos importantes que solo están en nosotros.

Uno de esos asuntos importantes es la elección de cómo dar forma a tu carrera profesional. La respuesta a esta cuestión requiere un poquito de reflexión, de ponerse ante el espejo, y plantearse algunas preguntas que quizá resulten algo incómodas:

  • ¿Cuáles son mis valores, las cosas verdaderamente importantes para mí?
  • ¿Cuáles son mis actividades favoritas, mis pasiones?
  • ¿Con qué personas me gusta compartirlas?
  • ¿Cómo conectan mis pasiones con lo que es importante para mí?
  • ¿Qué es lo que quiero conseguir en la vida?
  • ¿Qué le da sentido a todo lo que hago?

Es posible que sientas que no tienes buenas respuestas para estas preguntas, o que tengas miedo a equivocarte… Tranquilo, ese sentimiento es normal. Seguro que sean cuales sean tus respuestas, lo harás bien, porque serán lo que quieres para ti.

Si te mantienes fiel a ellas, la experiencia te dirá si lo que consigues es exactamente lo que querías. Y si no fuera el caso, no pasa nada… Sabrás mucho más de ti y de lo que quieres, de forma que podrás ajustar tu curso de acción para seguir avanzando.

Ya tenemos mucha información para definir nuestro objetivo

Ahora que tienes una idea bastante aproximada de lo que quieres en tu vida, y del tipo de vida que te hará sentirte más feliz, ya estás en disposición de fijar el objetivo de búsqueda de tu primer empleo.

Se trata de concretar el tipo de trabajo en el que puedas dar lo mejor de ti mismo y brillar, y el tipo de empresa que te ofrezca un ambiente en el que puedas sentir que formas parte de algo importante que te ayuden en tu desarrollo individual como profesional.

Debes tener bien claro en qué eres realmente bueno, y qué se te da bien. Debes saber qué utilidad tienen tus conocimientos en el ámbito del trabajo, cuáles son tus habilidades y aptitudes, cuál es tu estilo de comportamiento, y en qué tipo de trabajos tu perfil puede encajar mejor de acuerdo con tus preferencias.

¿Sabes algo sobre la empresa donde quieres trabajar?

Algo que no solemos hacer bien es informarnos del contenido de cada trabajo, y a menudo nos guiamos por el nombre del puesto de trabajo, “Vicepresidente Senior de Organización de Carpetas Compartidas del Departamento de ….”.

No te dejes llevar por las apariencias, ni por la aparente importancia que te sugiera el nombre de un puesto de trabajo. Busca toda la información que puedas sobre el puesto, y asegúrate de conocer bien su contenido de forma que puedas valorar si puede ser lo que estás buscando o no.

Sea cual sea el tipo de trabajo que busques, no olvides que formará parte de algo más grande, que será la organización de una empresa.

Cuando miras las cosas desde esta perspectiva, es cuando te das cuenta de que no es lo mismo trabajar en una empresa grande que pequeña, que no es lo mismo el trabajo cara a cara que el trabajo en remoto, que los valores y la cultura determinan cómo se trata a las personas, y cómo se tratan las personas entre sí.

En general, las empresas ofrecen mucha información de todos estos aspectos en su página web y en las comunicaciones que hacen, y este es un buen punto de partida.

Aún con toda esa información, debes ir más allá y tratar de obtener información de primera mano de la experiencia de otras personas que trabajen o hayan trabajado allí.

Eso te permitirá comprobar hasta qué punto lo que la empresa dice de sí misma es lo que las personas experimentan… No tienes más que visitar sitios como Glassdoor, Indeed u otros similares para recoger información “no oficial” de la empresa a través de la experiencia de otras personas, y tenerlos en consideración.

¿Cómo buscar tu primer trabajo sin experiencia?

Llegados a este punto, ya tenemos claro lo que queremos para nosotros, y nuestros motivos. Ahora “sólo” hay que prepararse para encontrar la empresa y el tipo de trabajo en el que creemos que brillaremos más, y que nos permitirá iniciar nuestra carrera profesional con buen pie.

Este es el momento de pasar a la acción haciendo una lista de las empresas que nos gustaría explorar, e informarnos sobre ellas para saber si encajan con lo que queremos:

  1. ¿Me gusta su negocio?
  2. ¿Qué oportunidades ofrece para personas con mi perfil?
  3. ¿Qué cuentan sobre ellos mismos, sobre su cultura y su forma de trabajar?
  4. ¿Cómo puedo hacerme visible para ellas, y presentar mi candidatura?

Si eres paciente y dedicas tiempo a esta labor, tu recompensa será disponer de una buena lista de oportunidades a perseguir.

Cuando presentes tu candidatura, no olvides que habrá otras muchas personas que tengan al menos tanto interés como tú por esa oportunidad… ¿Por qué eres tú el candidato idóneo, y no cualquier otra persona?

La preparación de tu carta de presentación, tu Curriculum Vitae, y las entrevistas que te puedan proponer te permitirán responder a esa pregunta. Dejamos para otro post hablar de todo esto en detalle.

Ah, y no olvides de que tienes más poder de decisión de lo que crees. No te conformes con cualquier cosa.

El proceso de selección y las entrevistas también te servirán para confirmar tus impresiones sobre la empresa, el trabajo en cuestión, y las condiciones que te ofrecen.

Es difícil decir que no ante una oportunidad de trabajo, pero si ésta no responde suficientemente a lo que buscas, es mejor dejarla pasar y no renunciar a encontrar lo que realmente quieres. O mejor, quizá tengas más de una opción entre las que elegir.

Sería un buen problema que tener, ¿no te parece?

¿Y cómo sabré que he acertado en mi primer empleo?

Nadie es capaz de asegurar el acierto antes de haber decidido. La clave de las buenas decisiones reside en asegurarte de tener muy claro lo que quieres para ti y lo que buscas, y elegir de acuerdo con ese criterio.

Una vez comiences tu andadura, podrás valorar tu grado de éxito respondiendo a preguntas tan sencillas como estas:

  • ¿Me permite mi trabajo demostrar mis fortalezas?
  • ¿Me permite mi empresa desarrollarme y crecer?
  • ¿Me permite mi empresa trabajar y vivir en consonancia con mis valores?
  • ¿Tengo espacio en mi vida para seguir disfrutando de lo que me apasiona?

No olvides que el primer trabajo que encuentres no será más que un paso a lo largo de toda la carrera profesional que tienes por delante… Lo importante es el camino, y recorrerlo siguiendo siempre tu brújula interior.

Si quieres saber cómo puedes resolver a todas y cada una de estas preguntas, nosotros podemos ayudarte. Con nuestro Programa de Mentoring podrás impulsar tu carrera sabiendo qué es lo que quieres y cómo conseguirlo. ¡Contáctanos!

¡Suerte con la búsqueda de tu primer empleo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *